domingo, 22 de marzo de 2009

Tienes un e-mail



Durante un año completo él la llamó con mil excusas y ella nunca lo podía atender. Acusaba que necesitaba contactarse por trabajo pero andaba siempre a las corridas y cada vez que el celular le sonaba en el momento menos oportuno ella intuía que Ricardo estaba del otro lado.

Un día le pidió por favor que le enviara un mail en vez de llamarla, razonando que así iba a poder patear la pelota para adelante y de paso despersonalizar la relación que prefería manejar como hacía con lo meramente laboral.

Después de todo para algo se había inventado el correo electrónico: agilizar y optimizar el trabajo sin interrumpir y dedicándole el tiempo adecuado en cualquiero momento/lugar, era uno de esas ventajas.

Al día siguiente al chequear su bandeja de entrada se encontró con un mail de Ricardo que decía:


Sra:
Necesito un presupuesto, si tenes ganas y no estas atareada pasame los precios; siempre y cuando el perro no ladre por comida, o por cagar, estés de buen humor y/o hayas pagado la deuda de patente.
Como vera usted, lejos está de mi importunarla, si?
Gracias mil.-

El negro.


No pudo contener la carcajada y sabiéndose en deuda le respondió de acuerdo a lo requerido pidiendo las disculpas del caso, demostrando buen humor y sobre todo tratando de recuperar un negocio que ya consideraba perdido.

Mantuvo un intercambio epistolar por esa vía, también habían recuperado el contacto telefónico y charlaban durante largo tiempo en cada encuentro. Es obvio que todo terminó en un romance; lo que no es obvio es que duró solamente cerca de un mes debido a los celos excesivos del hombre posesivo, inseguro, controlador, manipulador y machista que asomó al poco tiempo.

Un sólo y único mes, un frío mes de julio. Él acusó depresión y un estado de ánimo al borde del colapso debido a la finalización de la relación y le dijo cosas como que soñaba con envejecer juntos, la llamaba por teléfono a repetición, le manda mensajes de texto al celular diciéndole que extraña su risa y su abrazo despatarrado al dormir anudados.

Ella con toda la paciencia del mundo trata de explicarle que las diferencias de ires y venires son abismales; todo regado con culpa - no olvidemos la culpa - y el hacerse cargo de las emociones ajenas, el pensar que los sentimientos que el otro nos profesa son nuestra responsabilidad al dar por finalizada de manera adulta una relación que también puede ser tildada de madura. Luego de otro largo mes de explicaciones Ricardo logró comprender que las cosas no avanzarían en el sentido que él quería y aflojó con los llamados.

Llega fin de año. Ella envía los mails de salutación de rigor a sus contactos de trabajo y amistadas varias. Recibe respuestas con buenos augurios y su vida transcurre sin sobrelsaltos.

Al tiempo ya haciendo un poco de orden entre sus correos electrónicos encuentra en el fondo de la bandeja de entrada la respuesta de Ricardo que hasta ese momento, y Dios sabe por qué motivo, no había visto.

Espero que Dios también ilumine tu hogar, y llene de dicha y felicidad a los tuyos. No se realmente quien sos, pero te agradezco tu buena onda.-

De golpe recordó el fin de semana en que decidieron ir a bailar y él le dijo que la iba a llevar a un lugar muy especial donde iba a conocer su espíritu.

Así fue como apareció en la otra punta del mapa sintiéndose más desubicada que travesti en desfile militar y dándose cuenta en ese preciso momento de que no sabía si este hombre la estaba raptando o llevándola a conocer tierras lejanas de un mundo distante al que jamás volverá.

En sus retinas todavía brillaban los pixeles del cierre del mail:

Yo soy Ricardo, Cuándo nos conocemos o vamos a tomar un café?

Sólo resta decir: JODETE POR BOLUDA!!

6 ponen carita:

Almafuerte dijo...

Inapelable.
Por suerte de los errores se aprende, la limpieza de la bandeja de entrada y de la libreta de contactos debería ser más estricta que la del inodoro.

Todos Gronchos dijo...

Es el destino, el puto destino.

Excelente idea la de este blog!

Creo que con este concepto te superarás ampliamente.

Saludos!

Stella dijo...

Pero la pucha! Envejecer juntos!
¿Que lo agarró el alemán?

Y, Almafuerte, no creo que se aprenda de estos errores. O aprendés y, un par de mimos y una se olvida después.
Es que no todos son iguales.
Una vuelve a confiar, y vuelve a intentar.
A veces vuelve a ser una boluda, y a veces no!

Gabriela dijo...

El frío corre por la espala cuando un tipo con el que salis hace un mes y ni siquiera sabès si le cebas el mate en la cama o en la cocina te dice que lindo seria envejecer juntos.

Obvio que él està lo màs fresco en calzones mientras con una mano sostiene el control remoto y con la otra te soba el culo.

German R. dijo...

Peeero... Alguien que tiene que decírse a sí misma "jodete por boluda" es mi amorcito de verano. Llegó el otoño y me cortó: acabé consolándola a ella.

Gabriela dijo...

german ud sigue por acà? que pasò con los ventiladores?
Qué sabe de heladeras?

acuerdesé de avisar!!!

 
JODETE POR BOLUDA © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina